Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y obtener más infomación aquí. Acepto

Blog

Vacaciones y tiempo libre: ¿qué hacemos con los niños/as?

Vacaciones y tiempo libre. Qué hacemos con los niños

Llegan las vacaciones y… ¿qué hacemos con los/las niños/as?

Cuando llegan las vacaciones en todos los hogares surge esta pregunta. Algunas familias recurren a familiares: abuelos/as, tíos y tías. Otras familias inscriben a sus hijos/as en campamentos, escuelas de vacaciones, academias o clases particulares. Hay familias que combinan todo lo anterior. Para tomar esta decisión entran en juego: los recursos económicos y sociales disponibles, los gustos y preferencias de los niños/as, la oferta de actividades y la disponibilidad horaria entre otros.

Lo cierto es que estos periodos provocan constantes preguntas y desajustes en las familias. 

  • ¿Es mejor ocupar todo el tiempo en tareas?
  • ¿Es conveniente que dejen apartados los deberes y que disfruten de tiempo libre?
  • ¿Hay que buscar actividades académicas o de ocio?
  • ¿Cómo podemos compaginar tiempo libre y tareas?
  • ¿Es conveniente que no rompan las rutinas que siguen durante el periodo escolar?
  • ¿Es bueno que vayan a las escuelas de vacaciones?
  • ¿Es importante que los padres/madres estén presenten en las actividades de vacaciones o es mejor que disfruten con otros niños/as?

Hay varios aspectos que debemos tener en cuenta antes de organizar esos periodos vacacionales. Es fundamental:

  1. vacaciones y tiempo libreLa organización placentera. Vacaciones no es sinónimo de «caos«.
  2. El tiempo de vacaciones no puede ser igual al tiempo de «colegio«. Tiene que haber rutinas y tareas pero no pueden ser igual que durante el curso escolar.
  3. Tener en cuenta los intereses, gustos y preferencias del niño.
  4. La importancia de los iguales: es un momento en que los/as niños/as pueden establecer nuevas relaciones sociales, aprender a ser más autónomos y nuevas herramientas socio-emocionales.
  5. La importancia de la familia: motor para el crecimiento personal que comparte no solo las tareas sino también los momentos placenteros en donde ser habla de gustos, preferencias, juego y nuevas normas.
  6. El tiempo para:
  • El placer y a la experimentación.
  • Disfrutar de la familia.
  • Disfrutar de las tareas (aprender a disfrutar del trabajo y la tarea incorporando fuentes placenteras).

 

El periodo vacacional no solo sirve para preguntarnos ¿qué hacemos con los niños/as? Debe ser un periodo en el que nos preguntemos ¿cómo puedo disfrutar de mis hijos/as? ¿Cómo puedo disfrutar y que disfrute de mi compañía? Un momento para acercarnos, conocer y dejar que los hijos/as nos conozcan.

Sin lugar a dudas es importante:

  • Vacaciones y tiempo libre ¿qué hacemos con los niños?Crear rutinas entre y para toda la familia. Un momento para consensuar gustos y preferencias con tareas y autonomía.
  • Dejar espacio para el placer, la improvisación y la creatividad.
  • Incorporar momentos familiares, que durante el periodo «frenético» escolar/laboral no se pueden planificar.
  • Aprender nuevas maneras de organizar y planificar el tiempo en general ya que esto nos sirve como aprendizaje para el resto del año.
  • Establecer nuevas relaciones con iguales mediante las escuelas de verano, campamentos u otras actividades lúdico -educativas.

vacaciones y tiempo libre, ¿qué hacemos con los niños?

 

En definitiva dejar espacio para continuar «educando«. La educación no cierra por vacaciones y podemos aprovechar este periodo para hacer una educación más consciente y más cercana a los/as hijos/as.

 

Raquel Bañuls.

Directora Edi psicólogos.

www.edipsicologos.com