Blog

Adolescentes y drogas

Las drogas han estado, están y estarán entre nuestros jóvenes. Resulta poco realista pensar que los adolescentes no las van a conocer o utópico pretender que con nuestra intervención se abstengan de “curiosear” con ellas.

En la adolescencia, intervenir para prevenir el consumo de drogas es “dotar de recursos conocimientos, habilidades y valores así como también capacitar para reflexionar y decidir” con la intención de construir una relación no problemática con las drogas.

«El adolescente necesita gestionar su relación con las drogas»

El adolescente necesita gestionar su relación con las drogas. Relación significa que, hemos de intentar evitar que se aproxime a ciertos usos y algunas drogas, pero también que sepa cómo no tiene que usar las drogas con las que pueda llegar a relacionarse. Relación no es igual a consumo pero en algunos casos puede acercarse a ellas por lo que va a ser importante enfrentar el consumo con indicaciones de lo seguro-no seguro con respecto a esa droga.

La mayoría de nuestros hijxs no se complicarán la vida con según que drogas, a pesar de nuestros temores, pero es necesario que tengan algunas ideas claras. Si usan alucinógenos, han de saber que es mejor hacerlo en compañía y que el ambiente ha de ser adecuado. Si toman éxtasis y al mismo tiempo tienen relaciones intimas con alguien, tienen que acordarse del preservativo. Mejor no compartir drogas ni usos de drogas. Si beben, no deben coger vehículo, etc. Mucho más que por sus efectos, las drogas destruyen por la falta de precauciones elementales, por lo uno de los esfuerzos consiste en conseguir que reduzcan los riesgos.

La pretensión de los adultos ha de ser ayudarlos a crecer, a madurar, a llegar a ser ciudadanos de un mundo en el que hay drogas y son accesibles de manera fácil sin que su uso les cause problemas o los destruya. Tendrán que buscar formas constructivas, personales, de relacionarse con las drogas y en eso consistirá la tarea principal de prevención.

Prevenir en este caso es descubrir a tiempo los momentos en que podemos ayudarlos para “construirse” de manera que no necesiten drogas para ser y existir, o que en momentos y circunstancias su relación con las drogas será ecdótica. La prevención consiste en ayudar a saber escoger, decidir, corregir, cambiar.

«La prevención consiste en ayudar a saber escoger, decidir, corregir y cambiar»

Ayudarlos a Ser, que tengan su propio carácter, que ordenen su mundo, ayudarlos a aprender a vivir con los otros, es lo que realmente importa. Ayudarlos a vivir sin drogas es más relativo .Un adolescente en proceso de estabilización y sin conflictos particulares no consumirá drogas habitualmente y cuando se relacione no acabará teniendo problemas. Mientras que el adolescente que no sabe quién es, inseguro, dependiente emocionalmente de los demás y de su valoración, con baja capacidad para gestionar las angustias que vive, las drogas se convertirán en su “vía de escape”, en su manera de intentar ser y en su método para gestionar su mundo emocional.

Como adultos, queremos y debemos educar bien en la relación con las drogas y el objetivo principal tiene que ser ayudar al adolescente a elaborar de manera progresiva una postura personal positiva hacia el uso de las drogas, sabiendo tomar decisiones ante la realidad que descubren y los retos de futuro que se le plantean.

Ayudarlo para que adquiera capacidad de decisión supone facilitar que adquiera los conocimientos que condicionarán sus decisiones:

  • Conocimiento de sí mismx.
  • Descubrimiento de las formas positivas de la vida que desea.
  • Las realidades del mundo juvenil por el que se siente atraído.
  • La realidad social que lo envuelve.
  • Las circunstancias que circulan en su mundo, la forma cómo actúan, los aspectos negativos y positivos de su uso y las complicaciones que se derivan.

Raquel Bañuls

Psicóloga Sanitaria

Directora Edipsicologos