Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y obtener más infomación aquí. Acepto

Educación emocional

“Mi emoción es mi energía”

La Educación emocional es un proceso educativo, continuo y permanente, que pretende desarrollar la inteligencia emocional como complemento indispensable a la inteligencia “cognitiva, considerando que ambos forman parte del desarrollo “integral” de la personalidad (Bisquerra, 2011). Se trata de educar en la percepción, conocimiento, comprensión y regulación de las emociones para poder afrontar conflictos y conseguir mayor bienestar personal, social y emocional en la vida. Entendemos que este tipo de educación tiene que estar presente a lo largo de toda la escolaridad y de la vida ya que es a lo largo de todo el ciclo vital que nos suceden cosas que afectan a nuestro desarrollo socio-emocional. Necesitamos herramientas para el día a día que nos ayuden a afrontar conflictos y nos permitan aumentar nuestro bienestar personal.

La Educación emocional actúa como “preventivo”, es decir como facilitador y capacitador en la resolución de conflictos presentes y futuros, en la escuela o en la vida. Se trata de aprender sobre nuestras emociones y las emociones de los demás para prevenir la aparición de determinadas conductas o síntomas nocivos para la salud, así como minimizar la vulnerabilidad de la persona ante la aparición de determinados trastornos afectivos (Bisquerra, 2012).

 

Educación emocional

La educación emocional se basa en las aportaciones de Salovey y mayer (1990) sobre Inteligencia emocional y Bar-On (1997) con su modelo de inteligencia socio-personal e incluye el trabajo en (Bisquerra, 2000, 2002; Bisquerra y Pérez, 2007).

  • Conciencia emocional
    Incluye las habilidades para tomar conciencia de las propias emociones, etiquetarlas y comprenderlas.
  • Regulación emocional
    Incluye las habilidades para tomar conciencia de la relación entre emoción, cognición y comportamiento, expresar las emociones, regular las emociones, afrontar las demandas y genera remociones positivas.
  • Autonomía personal
    Incluye habilidades de autoestima, automotivación, actitud positiva, responsabilidad, autoeficacia emocional, análisis crítico de las normas sociales y resiliencia.
  • Inteligencia interpersonal
    Incluye habilidades sociales básicas, respeto por los demás, practicar la comunicación receptiva, compartir emociones, comportamiento prosocial y la cooperación, asertividad, prevención y solución de conflictos y, capacidad de gestionar situaciones emocionales.
  • Habilidades de vida y bienestar
    Incluye habilidades para fijar objetivos adaptativos, tomar decisiones, buscar ayuda y recursos, ciudadanía activa, cívica, responsable, crítica y comprometida, bienestar subjetivo y fluir.

Educación emocional

separador edipsicologos

 

En EDIpsólicogos entendemos que es imprescindible integrar la INTELIGENCIA EMOCIONAL en la escuela, incorporando la Educación emocional.

La inteligencia emocional (IE) incluye el desarrollo de aspectos socioemocionales imprescindibles en la escuela para “prepararlo para la vida“. Además, según diversos estudios la IE ayuda a mejorar la convivencia en las aulas, previene la violencia escolar y favorece el rendimiento escolar (Bañuls, 2015; Viguer, Bañuls y Cantero, 2017). Por tanto, integrar la IE en la escuela no solo nos permite favorecer la excelencia académica, sino que además permite integrar lo cognitivo y socioemocional para formar de manera integral la personalidad del niño/a.

Nuestra propuesta de EDUCACIÓN EMOCIONAL incluye el trabajo en:

Competencias intrapersonales > Autoconciencia emocional y personal
Conciencia de las emociones de los demás
Competencias interpersonales. > Comunicación efectiva y afectiva
Habilidades socioemocionales
Manejo de las emociones > Regulación emocional y control de impulsos
Estrategias de regulación emocional
Control del estrés.
Habilidades para la Adaptabilidad social > Estrategias de solución de problemas
Evaluación de la realidad
Flexibilidad emocional
Optimismo > Pensamiento y emocionalidad positiva

 

Hacemos de la emoción una fuente “natural” de energía personal que nos permita sentirnos fuertes, capaces y seguros/as para crecer y transitar los caminos de la vida.