Utilizamos cookies propias y de analítica para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y obtener más infomación aquí. Acepto

Blog

Promoviendo la Inteligencia Emocional en la escuela: diseño y evaluación del Programa EDI

separador edipsicologos

Bañuls Bertomeu, Raquel
Universidad de Valencia
Valencia
2016

En la última década, numerosos estudios muestran una relación positiva entre la Inteligencia Emocional (IE) y distintas variables relacionadas con un adecuado desarrollo personal y social. Entre ellos, podemos destacar los que relacionan la IE con aspectos académicos como el rendimiento escolar (CASEL, 2007; Bracket y Mayer, 2003; Chong, et al. 2004; Mayer, et al. 2002a, 2002b), con las relaciones sociales o competencias sociales (Schutte, Malouff, Bobik, Coston, Greeson, Jedlicka, y Wendorf, 2001; Extremera y Fernández-Berrocal, 2004; Lopes, Côté, Grewal, Salovey, Kadis y Gall, 2006) y por último, con el bienestar subjetivo (Salovey, Stroud, Woolery y Epel, 2002; Ciarrochi, et al. 2002; Fernández-Berrocal, Salovey, Vera, Ramos y Extremera, 2002). Estos hallazgos manifiestan la conveniencia de incorporar la inteligencia emocional en la escuela para conseguir “el pleno desarrollo de la personalidad y de las capacidades de los alumnos”, objetivo educativo propuesto por la ley de educación (LOMCE, 2013).

En esta línea, este trabajo pretende contribuir a la incorporación de la Inteligencia emocional en la escuela mediante la creación de un programa. El objetivo del estudio es crear y probar la eficacia de un programa para promover la Inteligencia Emocional en niños/as de tercer ciclo de Educación Primaria (EP). El Programa EDI, ¿quieres viajar por el planeta de las emociones? se fundamenta en el modelo de Bar-On (1997) y en los contenidos curriculares de la educación emocional propuestos por Bisquerra (2000). El Programa EDI se integra en el currículo escolar a través del Proyecto Educativo de Centro y del Proyecto Curricular de Centro y se aplica a profesorado, familia y alumnado mediante una metodología que utiliza la dramatización y el teatro como técnicas principales (Cruz et al. 2013; Cruz, 2014) y psico-corporales, sistémicas y cognitivo-conductuales de manera transversal (cuenta-cuentos, relajación, musicoterapia, escultura grupal, brainstorming, refuerzo positivo, etc.).

Para valorar la eficacia del programa se evaluaron a 256 niños/as (141 niños y 115 niñas) de 5º y 6º de Educación Primaria (EP), 27% de los cuales tenían alguna necesidad específica de apoyo educativo (n = 69), el 14.1% eran inmigrantes (n = 36) y el 18.6% de los niños/as españoles eran de etnia gitana (n = 41). Los niños/as fueron asignados a tres grupos experimentales según el tiempo de intervención (un curso escolar, dos cursos escolares, ninguna intervención). Se realizó un estudio longitudinal de dos años y medio de duración de medidas repetidas en 4/5 momentos temporales. Se midieron las variables psicológicas (IE y asertividad) a través de cuestionarios estandarizados (EQ-i: YV de Bar-On y Parker, 2000; adaptada al castellano por Ferrándiz, et al. 2012; EA de Godoy, et al. 1993) y las variables escolares con el registro de las notas académicas y del alumnado que tenía alguna necesidad específica de apoyo educativo (ACNEAE). Los resultados de este estudio mostraron que el programa contribuye a mejorar la Inteligencia Emocional general y las variables de inteligencia intrapersonal, interpersonal y manejo del estrés. Esta mejora fue mayor cuando el programa se aplicó durante dos cursos escolares y en niños/as con ACNEAE. También se mostró que la adaptabilidad, el estado de ánimo general y las respuestas asertivas mejoraron al finalizar el programa, mientras que disminuyeron las respuestas agresivas y pasivas. Además, se observó que, de manera colateral, mejoraron las notas académicas en aquellos alumnos que participaron en el programa, mientras que disminuyeron en los/as niños/as del grupo control. Los resultados muestran que el alumnado que participó en el programa, mejoró sus habilidades de percepción, aceptación, comprensión y expresión emocional en uno mismo y en la relación con los demás. Asimismo, se ha podido comprobar la mejora en habilidades de regulación emocional, fundamentales en esta etapa del desarrollo y en las habilidades de resolución de problemas.

En conclusión, este estudio aporta un nuevo programa de demostrada eficacia para promover la inteligencia emocional en niños/as de tercer ciclo de EP, que integra la educación emocional en la escuela.

Tesis doctoral completa:
RODERIC. Repositori de continguts lliure